Magdalena Day

Vendimia 2014: idiosincracia y bizarrez mendocina


©MZ Inspiration

©MZ Inspiration

Vendimia es una época muy tradicional en Mendoza, y genera una especie de amor-odio que divide a los mendocinos en fans o haters de todas las festividades que la integran: desde los desfiles de carrozas de los departamentos, el despliegue en el Acto Central en el anfiteatro, la elección de la reina, etc. Es cierto que tiene algunos componentes tradicionalistas como la evocación a la virgen, al ejército de San Martín, o el componente político, entre otros, pero también es -al menos para mí- una mezcla de emociones y episodios divertidos, muy familiares.

Este año volví a presenciar algunas de las festividades asociadas con Vendimia, y si bien me gustó más la fiesta del año pasado, me estoy yendo al bando de los fans, definitivamente. Me encanta la mezcla de popular y bizarra, pero sobre todo lo primero: disfruto mucho ver las cosas que pasan en la calle y en el anfiteatro con la gente que participa de la previa (quizás el momento más bizarro).

En la Vía Blanca, el desfile de carrozas que se realiza el sábado vendimial por la mañana, me fascinó la variedad de «cazaregalos», elaborados y hasta improvisados, por aquellos que quieren ligar algo de los carros. Ya lo había visto el año pasado pero éste me dediqué a caminar por la zona de la plaza y el Hyatt a ver qué diversidad encontraba. Algunas fotos de este elemento tan particular:

©MZ Inspiration

©MZ Inspiration

©MZ Inspiration

©MZ Inspiration

©MZ Inspiration

©MZ Inspiration

Además de ver la variedad de elaboración de cazaregalos (¿Cómo no hay todavía un changuito vendiéndolos a roletes a turistas por las calles?!!), la euforia y desesperación de la gente por recibir una fruta, o lo que sea que regale la reina, es muy divertido.

Párrafo aparte merece la previa en el Anfiteatro. OH-MY-GOD! sin lugar a dudas lo más bizarro de la noche del Acto Central. Este año vi todo el despliegue previo a la fiesta: el de los equipos ténicos, los chicos de prensa y comunicación de gobierno, los periodistas amigos de distintos medios que también se iban ubicando para trabajar toda la noche.

©MZ Inspiration

©MZ Inspiration

En la previa tocaron los Auténticos Decadentes, bailamos desde las gradas, hicimos la ola, tomamos mate mientras se sorteaba un auto y una moto, entre otras anécdotas divertidas de la noche vendimial. Al lado de donde me ubiqué había dos chicos con un Drone (que luego me dijeron que era de Diario Los Andes), que anduvo volando toda la noche por encima nuestro, tomando imágenes panorámicas me imagino.

©MZ Inspiration

©MZ Inspiration

Además del momento de la previa, cuando largó la fiesta con el discurso de la reina saliente, que fue abucheada y aplaudida con diferencia de segundos, me di cuenta que la Vendimia es 100% de la gente (o que están todos muy locos). No importa qué Gobernador esté en el palco, si es mejor o peor que el espectáculo del año pasado, el pueblo sólo quiere que le den su Vendimia. Y eso me encantó.

¿Que te pareció el artículo?

Un comentario en “Vendimia 2014: idiosincracia y bizarrez mendocina”

  1. Paula dice:

    Muy buen comentario! Me dieron ganas de ir 🙂