Magdalena Day

Notas de la vida doctoral #10: tesis y modo slow.


Empecé la tesis, aunque estoy en la etapa previa, hay que presentar antes una prueba (escrita/oral). Así que estoy preparando eso ahora. Tranquila y enfocada. Quizás dos palabras que describen mi estado actual es: trabajo profundo, “deep work”, tema al que se dedica un blog que recomiendo: Study Hacks.

Para estar pasando por esto trabajé ¡4 años! Este trabajo profundo es lo opuesto a la productividad pensada como ‘eficiencia’. Lo que se podría denominar productividad cerebral-intelectual no es algo que suceda de lunes a viernes, o de 8 a 5. Por eso es bastante importante la constancia.

El trabajo profundo funciona en modo slow. Y aunque no me guste recurrir a un término de moda, esto me llevó a desaprender mis antiguas formas. Que también tiene que ver con el pensar como un movimiento, el kairos, , el embodiment y los tiempos del cuerpo.

Con el trabajo profundo, el cuerpo y el cerebro se acostumbran a períodos de actividad en los que el esfuerzo no está ligado al apuro, sino a procesos, que se mantienen y sostienen en el tiempo. Y parte del trabajo a veces es volver –me– al ritmo de deep work cuando se altera un poco.

Por otro lado, no le puedo prestar mucha atención a otras cosas, que ya se convierten en un ruido sobre aquello que ya tomo como mi estilo de vida, y que se caracteriza por un ritmo propio.

Foto by me en Kensington Gardens, London. 2017.

¿Que te pareció el artículo?

Un comentario en “Notas de la vida doctoral #10: tesis y modo slow.”

  1. augustosmaxi dice:

    Me gustó mucho el artículo y creo que ese estado que describís cómo trabajo profundo es una forma de vivir, es ir lento y seguro en los procesos de “la vida misma” y no tiene que ver con ser eficiente sino con una manera sana funcionar.