Magdalena Day

Opciones para el fin de semana: Tupungato y Chacras


Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0
©MZ Inspiration

©MZ Inspiration

El fin de semana pasado estuve disfrutando los últimos soles otoñales (y los últimos climas tibios de Mayo) en dos lugares que me encantan de Mendoza, y que son al mismo tiempo lugares para vivir y visitar.

En primer lugar, y como opción para tomar el té: Bianco & Nero, ubicado en una casona vieja de Chacras de Coria frente a la tradicional panadería Jebbs. Tradicionales son también sus tortas de mousse de chocolate, o el exquisito lemon pie. La casona recuperada, tiene pisos originales y unas mesitas parecidas a las de cualquier cafetín porteño. Después del té pasé por un negocio de diseño con productos muy originales de artistas chacrenses. El camino estaba lleno de casas con parrales y árboles altísimos, viejos. Allí encontré lámparas, muebles reciclados, mucho color pero con la simpleza que caracteriza a los productos que alguien con casa en Chacras generalmente busca.

El domingo, si el clima acompañaba la opción indiscutible era Tupungato: bien sabe cualquier mendocino que no hay como el paisaje con viñedos rojizos, árboles amarillentos, montaña con los primeros picos nevados y mucho sol que caracterizan al otoño en Mendoza. El almuerzo fue en el Ilo, un lugar con mariscos y pescados de primera, buenos vinos; y adonde me gusta ir cuando no quiero sofisticación en cada paso sino un almuerzo bueno, sin más.

Quizás eso es lo que generalmente se piensa de Tupungato: que es un lugar para ir a modo turista y recorrer 2 bodegas en un día, o elegir una y quedarse todo el día, pensando también en los valores que las cartas de casi todas las bodegas tienen. Pero hay muchas alternativas, y elegir este lugar en el centro del pueblo, nos permitió trasladarnos en el auto, en muy pocos minutos a Kilka para tomar un café en uno de los lugares más lindos de la zona, con un despliegue de arte único.

©MZ Inspiration

©MZ Inspiration

Cada visita a Tupungato me saca el aliento, no dejo de impresionarme de lo espectacular que es la Cordillera, y cuando nieva en invierno es más impactante aún. Tomar un café en la galería de Kilka, mirando ese paisaje a 50 minutos de la ciudad es lo más cerca que se puede estar de la palabra “desconectarse” para perderse en la pura naturaleza.

 

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0
¿Que te pareció el artículo?