Magdalena Day

Oficina de Intercambio: crowdsourcing y arte contemporáneo


Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0

Desde la realización del libro “Brasilia: La fallida tierra de nunca jamás” Mauricio Waisman se inspira en el poder de Internet, y en los aportes de gente alrededor del mundo para esta vez generar una obra de arte. Su nuevo proyecto se denomina “Oficina de Intercambio para la construcción colectiva de respuestas” y cuenta por con Idea.me como plataforma principal para desarrollarla.

Esta vez, no busca financiamiento per se, sino más bien la participación de la gente para comprobar una hipótesis: la de que las personas le dan un valor al Arte. Para eso decidió “descomponer” la retribución que como artista participante de la muestra de Le Parc “Distancia Focal” se le daba, $2000, en billetes de $2 que formarían parte de la misma obra. Una especie de atomización de un valor monetario para hacer exponencial la creación de una obra por parte de distintos artistas. O simplemente: su mente funciona ya de una manera tal que decidio outsourcear la construcción de la obra, pensando en atomizar un valor nominal para ver qué salía de eso.

A propósito, vale la pena citar a Juan Cruz Andrada, de CONICET que estuvo en Mendoza durante la misma época en la que Mauricio presentó su obra hablando sobre arte contemporáneo:

“El mercado del Arte ya no es uno, sino son muchos. La construcción de valor de una obra no necesariamente está ligada al dinero. Una Obra de Arte tiene una doble faceta, por un lado es considerada una mercancía, ya que es un objeto de intercambio. Por otro lado, si bien puede tener un valor monetario, al mismo tiempo tiene una carga simbólica por su capacidad de comunicar y transmitir ideas superiores, espirituales, estéticas.

Aquí surge la paradoja de cómo ponerle valor a lo invaluable, a la idea de lo bello, de los sentimientos”

[vimeo 106252573 w=500 h=281]

OFICINA DE INTERCAMBIO (Video Institucional) from Oficina de Intercambio on Vimeo.

Es bastante representativo: descomponer dos mil pesos, sumar a la gente. De alguna manera desafía también a la forma en la que se generan intercambios en las plataformas virtuales. Mientras veía el video que preparó Mauricio, me acordé de esa excelente nota de Malcom Gladwell en The New Yorker Why the revolution will not be tweeted, que podría bien utilizarse para explicar por qué proyectos en los que interviene la inteligencia o la participación colectiva pueden tener éxito o fracaso dependiendo del grado de compromiso que se le pide a los individuos. En el caso de Mauricio, estoy casi segura de que en el fondo no busca saber si la gente le da valor al arte, sino más bien, saber de qué forma las personas se vinculan a través de Internet con algo que les gusta. Y sino es concienzudamente lo que se propone, supongo que será un análisis interesante a hacer luego de realizado el proyecto.

Hay opciones de colaboración que van de los 2 a los 10.000 pesos, obteniendo a cambio billetes de $2 intervenidos por el artista. Quedan 12 días para la finalización de la obra, así que participen!

Sitio web del proyecto.
La página del proyecto en Facebook.
El perfil del proyecto en Idea.me.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0
¿Que te pareció el artículo?