Magdalena Day

Notas de la vida doctoral #6: la diferencia entre maestro y mentor


Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn1Share on Google+0

Maestro

En una tesis doctoral esto idealmente se da con el Director, ya que buscás un referente de cierta disciplina o escuela. En mi caso es así. Mi primer año lo pasé estudiando para seguir el ritmo de las reuniones y poder “conversar” con él. Su trayectoria te ayuda mucho, y más que enseñar creo que te da herramientas para que vos desarrolles las tuyas.

No sólo te guía, sino que te desafía. Creo que el mejor tipo de director que te puede tocar es uno exigente, y al que le interese tu avance. Su rol es principalmente ayudarte a desarrollar tu propio enfoque para llevar adelante tu investigación (tesis). Si la interacción se limita a las formalidades, es una pérdida de oportunidad. Al menos en los casos de universidades que conozco, uno se acerca a un profesor para que lo dirija. Hay casos en los que se tiene el tema y se busca un “matching”.

Mentor

Es una relación más de par, o iguales, aunque tenga más experiencia. No necesariamente implica pensar igual, sino cierta sintonía o afinidad de temas. Creo que éste es el que ve tus ganas de hacer ciertas cosas y te ayuda en ese sentido.

En negocios o coaching parece estar vinculado al que aconseja, pero en el caso académico, aunque te aconseje es más bien alguien que abre el juego, y eso para jóvenes en la academia es fundamental. Sobre todo porque si bien creo que hay una generosidad muy grande en varios aspectos, las barreras de entrada son altísimas, en particular a las cátedras.

En mi caso, creo que esto se ha ido dando con otro profesor que arma grupos de investigación, cursos y jornadas en las que invita a alumnas/os. Hablamos sobre mi tesis en los talleres, pero también sobre otros aspectos de la actividad académica. Habilita espacios, comparte bibliografía súper actualizada, nos invita siempre a todos/as, por ende, hay un grupo mezcla de profesores alumnas/os avanzados -y no tanto- que empezamos a interactuar. Como dije recién, abre el juego. Cómo se aprovechan esos espacios depende de una/o.

Foto gentileza de Wanda Am@os Old Bar vía FLickr

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn1Share on Google+0
¿Que te pareció el artículo?