Magdalena Day

Impresión 3D y fabricación digital en Mendoza


Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=QlOQhBY7-vY&w=560&h=315]

La innovación no es siempre identificable, obvia, no se presenta como un acontecimiento particular, muchas veces cruza o acompaña sucesos de investigación, de creatividad, o de pensamiento. Ni siquiera sé si es apropiado hablar de innovación en un determinado lugar o región, como es el caso de Mendoza, porque generalmente los que hacen cosas en un lugar, se han alimentado de otros lugares, de otras experiencias e inspiraciones, y lo aplican con un alcance que no siempre ve límites geográficos.

Dos casos de experimentación con tecnologías de fabricación digital e impresión 3D, “en Mendoza”, me recordaron esto de que las transformaciones económicas mediadas por la tecnología no son escalonadas ni graduales en este siglo, sino completamente disruptivas; y aunque pensemos que la tecnología, internet -entre otras variables de transformación- se aplican a una determinada actividad económico-productiva o un proceso de producción, más bien lleva a plantearlo de otra forma.

En primer lugar: Colbo, una marca que seguimos hace tiempo en el blog, es quizás una de las empresas que más está innovando en cuanto a diseño de producto, y como define Martín Endrizzi en el video que compartimos, “no es una fábrica de platos, sino una fábrica de diseño”. En este video se ve cómo durante una visita de los chicos de El Reactor, de BUenos Aires, a su fábrica de San Rafael, utilizan una impresora 3D para experimentar en el modelado de esa cerámica que consiguen en lugares como Cacheuta y que modelan con técnicas propias.

Lo que buscan con estas experiencias no es aumentar el nivel de producción, porque el suyo es de volúmenes acotados, sino más bien, darle rienda suelta a la creatividad y al diseño, a la experimentación que enriquezca el proyecto por el cual se propusieron reconstruir las vajillas de vanguardia tan características.

La convergencia entre desarrollo tecnológico, Internet, el software libre y la cultura hacen que sea difícil hablar ya de “automatización” entendida como el reemplazo literal del hombre por la máquina, o por una técnica para fabricar a escala en forma masiva, sino al contrario, como bien me hizo ver Leopoldo Vila de Smart Syntax, lo que permiten estas nuevas tecnologías es otorgar singularidad a la producción, para oponer a la mecanización o fabricación masiva que dio orígenes al capitalismo de principios de s.xx, una fabricación sofisticada, a medida, que permita hacer algo único optimizando en tiempos y materiales.

Leopoldo, junto a Diego Parma, conforma “Smart Syntax”, un equipo hiper perfil bajo -mezcla de un Arquitecto con un Ingeniero en Sistemas- que acaba de armar una fundación llamada Estudios Inteligentes para potenciar el trabajo de comunicar esta forma de cruzar disciplinas, tecnologías y herramientas, especialmente aquellas vinculadas a la fabricación digital o a la experimentación. Tiene todo el sentido del mundo que se hayan focalizado en dar talleres y charlas a estudiantes de diseño, arquitectura, entre otros,ya que la idea es enseñar nuevos conceptos que permitan a cada persona utilizarlos de la forma que lo quiera o necesite, y no apropiárselos.

Quizás lo más interesante de esta experimentación con fabricación digital sea hasta dónde y cómo se puede transformar a los materiales con los que se fabrica. Algo así me comentaban Leopoldo y Diego cuando me mostraban una seudo instalación en un desierto en la que una impresora/lupa iba transformando la arena con el calor en vidrio al mismo tiempo que le daba forma.

©MZ Inspiration

©MZ Inspiration

En su estudio, pude ver por primera vez una Impresora 3D que construyeron ellos mismos aplicando los conocimientos mencionados anteriormente, denominada RepRap, con la que van probando el moldeado de piezas a partir de diseños hechos en sus computadoras (in plain english).

La idea de la fundación Estudios Inteligentes es dar más cursos/talleres, llegar a más gente, tener un fab lab (un espacio/laboratorio para producir objetos) bien constituido y hacer sustitución de tecnología. En la charla que mantuvimos surgió el tema del desafasaje o gap entre lo que se realiza a nivel I+D y la comunicación de dichas investigaciones, o la llegada a industrias y empresas. Lamentablemente, es así, la velocidad con la que equipos pequeños como el de ellos, o una pequeña empresa como Colbo pueden innovar, no se da en grandes empresas (al menos en Mendoza)

La discusión sobre conocimiento abstracto y aplicado a la industria surge casi siempre en estos casos, en los que si no lo vemos en el mercado o no salió en todos los diarios se considera aún experimental. ¿Qué se puede hacer con estas tecnologías? Cualquier cosa. La pregunta debería ser ¿Qué se pierde un profesional si no las aprende? Seguramente se pierda mucho de lo que está pasando en el mundo, y se pierda la posibilidad de cuestionar su profesión, darla vuelta, aportarle, descubrir otras cosas.

Al respecto, la semana pasada salió un acuerdo entre el Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación, y el Ministerio de Trabajo para impulsar las tecnologías de impresión 3D, y para incluirlas en los centros de formación profesional ubicados en distintos puntos del país; por lo que rápidamente se está incluyendo una nueva tecnología para quienes buscan incluirse en el mercado laboral.

Tanto la experimentación de Colbo (Desde el año cero de su versión 2.0 hasta esto de la impresión 3D) como el proyecto de Smart Syntax/Estudios Inteligentes me dejan con la sensación de que es algo cultural más bien lo que está pasando; y me alegra saber que están dando talleres sobre cosas que leo en blogs de Estados Unidos y Europa.

Casi todo lo que venimos viendo en la web está en beta permanente, por lo que está bueno trasladar también ese concepto al hardware o a piezas físicas, y entender que además de transformar la forma en la que se fabrica “algo”, se puede transformar una profesión o industria en su totalidad.

Para contactar a Smart Syntax escribir a smartsyntax@gmail.com
Para contactar a Colbo, escribirles a través de su página de Facebook.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0
¿Que te pareció el artículo?

7 comentarios en “Impresión 3D y fabricación digital en Mendoza”

  1. Gomez Hector dice:

    Me interesaria saber el precio de esta maquina 3D , modelos y sus valores respectivos, y servicio tecnico.
    Gracias

    gomezhector555@hotmail.com
    Celular 011-15-37801272

  2. Esteban dice:

    buenos dias, hacen trabajos particulares, es decir, yo les llevo mi diseño y ustedes me lo presupuestan.
    En donde tiene un lugar fisico para poder verlos?

  3. Anibal Manzur dice:

    Necesito contactarme para ver la posibilidad de realizar unos trabajos.

    Saludos cordiales

  4. andres dice:

    Hola que tal necesito la impresion de una turbina prototipo , el trabajo me urge porfavor contactese pronto si le interesa hacer el trabajo.

    2615466558

  5. gonzalo dice:

    hola nesecito un numero para poder comunicarme con ustedes por favor

  6. Javier dice:

    Hola necesito hacer una rueda de un juguete auto. Aproximadamente de 3 o 4cm de diámetro tengo las otras para sacar el modelo

  7. OSCAR ALBERO CALDERON dice:

    Hola soy de Guaymallen, Mendoza mi nombre es Oscar y quisiera saber como hago para poder hacerles llegar un plano de lo que quisiera hacer en impresion 3 D.