Magdalena Day

El legado invisible de la Feria de América de 1954


Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0
Torre alegórica de la Feria de América en Mendoza (1954). Foto

©Archivo y Colección Fundación del Interior/Libro Feria de América

Algunas obras –sin intención de sus autores o del fin para el que fueron encargadas- se erigen como íconos de una Ciudad. Sobre esto conversaba con una amiga arquitecta, y ella ejemplificaba con la historia de la Torre Eiffel: en principio un elemento de la Exposición Universal de París de 1889 que se construyó en dos días para rememorar la Toma de la Bastilla, que se erigió en monumento y emblema de Francia, a tal punto que no hay persona que no piense en ella cuando piensa en Europa.

Claro que ese tipo de construcciones representa también el contexto histórico, económico y cultural de un determinado grupo humano. ¿Qué hubiese pasado si en el año 1955 no llegaba la ‘Revolución Libertadora’ y la Feria de América seguía desplegada en el Parque San Martín? Quizá la Torre Alegórica (arriba) sería un ícono de Mendoza.

El libro Feria de América: Vanguardia Invisible se presentó en 2012 la Feria del Libro local. El proyecto, una recopilación de testimonios, fotos de objetos y textos de investigadores y arquitectos reconocidos, es una impresionante obra de la Fundación del Interior  dirigida por Wustavo Quiroga (Actualizado 13/5 ).

Realizada en 1954, la Feria de América fue una exposición continental que formó parte de la política internacional de Perón, quien miraba a Brasil como aliado estratégico y necesitaba mostrar el potencial industrial de la Argentina: “En la estructura peronista aparecían nuevos emprendimientos vinculados a las artes plásticas y una nueva actitud frente al protocolo diplomático. Comenzó a ser evidente la necesidad de diseñar, mostrar y montar en un panorama internacional conjuntos representativos de la historia de la pintura argentina y las tendencias contemporáneas”, dice el libro.

El evento fue también la expresión de un estado de ánimo generalizado del pueblo argentino: sensación de progreso, de otra realidad posible que de alguna forma significaba el Peronismo de la década de 1950.

Cuando Perón anunció que hacía una “exhibición industrial en Mendoza”, en la provincia se pensó al Parque como explanada ideal en la cual montar formas geométricas y modernas. El espacio ya era el centro de la vida cultural de Mendoza, no sólo por el Anfiteatro sino también por las viviendas sociales que se construyeron a su alrededor, pensando en una cultura popular.

Los planos de la Feria muestran que se construyeron 95 pabellones y casi 20 dependencias, incluyendo la Torre Alegórica, un Teatro y Bares. Los países americanos que tenían representación (y pabellones) fueron Uruguay, Brasil, Chile, Paraguay. También hubo un pabellón grande con países latinoamericanos representados; empresas chilenas y mendocinas como Tecnicagua, Carbometal, Talleres Metalúrgicos Pescarmona; pabellones para las provincias de Mendoza, San Luis, San Juan, Corrientes, Córdoba y Buenos Aires; espacios para la Cámara del Libro e Industrias Gráficas y la Cámara del Comercio Musical, entre otras. Tuvieron pabellones, además, varios Ministerios nacionales como el de Industria y Aeronáutica.

Me resultó fascinante que la dirección de la Oficina de Arquitectura y Planeamiento, que tenía a su cargo la imagen general de la Feria y de sus pabellones, estuvo a cargo de los arquitectos César Jannello y Gerardo Clusellas: el primero fue el creador de la Silla W (1947, abajo); el segundo, de la Silla Pampanini (1953). El último pertenecía, además, a la Organización Arquitectura Moderna (OAM): “Una asociación de arquitectos vanguardistas que propone una renovación de las prácticas proyectuales y arquitectónicas, en las que éstas se integran con otras artes, como la pintura, la danza y la música”.

Silla W, diseñada por César Jannello durante la Feria de América (1954). Foto

©Archivo y Colección Fundación del Interior/Libro Feria de América

Dos de las personas más creativas de la Argentina, muy conectadas con las tendencias alemanas de la época, estaban en nuestra ciudad armando algo maravilloso; y eran además representantes de una vanguardia regional, y de un escenario íntimamente vinculado con la Escuela de Arquitectura de Valparaíso. Leer esta relación Mendoza-Valparaíso no me sorprendió: Valparaíso representa la bohemia chilena, y es a donde van los músicos y artistas mendocinos cuando no encuentran escena local en donde desarrollarse.

Feria de América recorre el contexto en el que se pensó y armó el evento, las tendencias de diseño y arquitectura que se plasmaron en objetos como la Torre Alegórica –que incluía estructura de hierro, luces y música- y en la disposición de los pabellones por el parque.

El título del libro agrega ‘Vanguardia invisible’ porque el proyecto tenía todo lo que una dictadura militar podía querer eliminar: cultura local, regional, arte, expresión, y un toque peronista. Ahora no vemos nada, ni su influencia. Pero se hizo, y nos quedó el Ministerio de Obras Públicas (que a nivel local se conoce como Pabellón de Cuba).

Acá van las últimas líneas del discurso de Perón del 14 de Enero de 1954: “Ha sido la finalidad de los tintes de la política internacional argentina, en esta difícil empresa de nuestro continente. He querido expresarlo con la mayor claridad posible, a fin de que la Feria mendocina de América sea el primer centro de irradiación para estas verdades que se fundan en un principio que no me cansaré jamás de repetir: el año 2000 nos hallará una América unida o dominada. Todo depende de cómo sepamos revisar nuestros destinos nacionales con la más amplia solidaridad, que no se logra nunca sólo mediante declaraciones amistosas, sino por la consolidación de intereses comunes de carácter permanente. Los gobiernos y los pueblos de América están frente al dilema de Hamlet: ‘ser o no ser’.”

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0
¿Que te pareció el artículo?

8 comentarios en “El legado invisible de la Feria de América de 1954”

  1. Hernán dice:

    Muy interesante. Uno a veces olvida que pudo haber exponentes locales de cosas que solemos mirar con admiración afuera y que por motivos históricos quedaron ahí, esperando ser redescubiertos.

    Me encantó esta nueva iniciativa (MZI), distinta, con el ojo en donde pocos ven y con un nivel de elaboración que es digno de felicitar!

  2. Maria dice:

    Estaba buscando informaci

  3. ESTER INES dice:

    estuve alli mi padre nos llevo siempe lo recuerdo tanta gente

  4. ESTER INES dice:

    yo tenia 5 añitos mi padre nos llevo hacia calor mucha gente fue bello