Magdalena Day

Confessions on the dashboard III: Confieso que me ha ido mal


Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0

Sé que a todos los que trabajan en un proyecto les pasa: hay días que se hace muy difícil y dan ganas de renunciar. Sobre todo cuando llevás un año de pruebas y experiencias de ponerte frente a inversores se aprende mucho y se entiende que no es fácil.

Lo que trabajé y aprendí durante este último año -en que me volví de BA y aposté con todo a mis ideas- tiene muchísimo valor, aunque fue inevitable pensar que fue mi primer fracaso entrepreneuril.

¿Por qué? Bueno, fue un FAIL después de apostar a armar un equipo, 10 meses de trabajo, y de conseguir un seed capital: tuvimos muchos avances pero manejamos muy mal otras cosas. Chau financiación, chau testing, chau equipo. Si buen hubieron cosas muy copadas como salir entre los ganadores de la competencia local de Endeavor, terminó en un desgastante”bueno listo, veamos con qué sigue cada uno”.

Empecé a trabajar en otras cosas que me gustan mucho. Pero todos los días iba a dormir pensando, “¿Cómo voy a hacer para seguir sola?” “¿Me va a ir bien?”. Sí, dudé, quise renunciar, tuve un bajón que me hizo preguntarme y aunque haya consejos positivos o negativos, con onda, decidí bajar un poco de la nube de pedo y ponerme objetivos claros para no tener miedo.

Decidí tomarme un tiempo para ver el asunto con cierta perspectiva y, fiel a mi estilo, retomé con todo la semana pasada!! Y acá estoy porque no quiero caer dentro del porcentaje de los que abandonan. Y si bien un fracaso como el que resultó de este primer intento de start up es, dentro de todo, deseable para algún próximo Angel o Inversor (porque ya tenés conocimiento y mucha garra para “meter un gol”) es duro aceptarlo.

Ante tantas dudas y cambios me di cuenta (recurriendo también a leer los miles de blogs sobre entrepreneurship) que la mejor forma era, como dice Alejando Suárez, enfocar el proyecto pensando en algo simple, que responda a alguna necesidad o problema real, trabajarlo, volver al ruedo y hacer negocios!!!

Alejandro pregunta: “Y tú, eres de los que se ha rendido ya?” refiriéndose a muchos chicos-equipos que le vendieron sus ideas, pero ante la dificultad del día a día y de conseguir inversiones, se consiguieron un laburo y hasta se olvidaron de su proyectito. OK, es jodida esta época, porque no sabemos si hay plata dando vueltas; pero también es buen momento de este lado para darnos cuenta de que, si realmente lo vamos a hacer, a cuánta gente vamos a comprometer en nuestro camino, y entender que si le damos para adelante hay que darle “hasta el fondo”.

.

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0
¿Que te pareció el artículo?

9 comentarios en “Confessions on the dashboard III: Confieso que me ha ido mal”

  1. Gabo dice:

    Es así Tuti, más allá que las derrotas nos acerquen a las victorias (y en mi caso, a las frases hechas). No es simple darnos cuenta que nuestro proyecto naufraga. Lo interesante, o lo bueno de lo malo, es jugar a descubrir esos errores que nos hicieron caer y tratar de no volver a repetirlos. Quizá a muchos todo esto del fracaso les suene a blah blah y hasta les parezca obvio. En ciertas ocasiones las obviedades son las verdades más interesantes a tener en cuenta. Borges defendía la utilización de las frases hechas, el decía que son perfectas y describen mejor que cualquier otra determinada situación. Yo le creo y por eso suelo usarlas sin ningún remordimiento. Cada derrota nos acerca más al éxito y esto es inevitable, el secreto radica en no abandonar ni alejarse del camino, en continuar el recorrido y llevar siempre la libreta con las anotaciones de nuestra vida. No son épocas simples para empezar y son aun más complejas para “sostener”. Pero es en estas oscuras mañanas donde se definen los roles y las capacidades y los que pueden, juegan, y los que no, se van a la casa. Yo espero que podamos seguir jugando.

  2. chuquizutta dice:

    uhhh, qué pasó?
    A laburar tuti, un tropezon no es caida!
    Esta genial lo que comentas de bajar de la nube y poner objetivos claros. (siempre que quiero bajar de una nube hablo solo haciendo el rol de entrepreneur e inversor.. loquísimoxD)
    Pilas, a prescindir de los imprescindible y para adelante nomas!

  3. Magdalena Day dice:

    Gracias a los dos por sus comentarios! Muy lindos :)
    Ahora estoy con todas las pilas y avanzando más rápido y con mis criterios y visión del proyecto :P Aprendí muchísimo en este año, y no me cabe duda que lo mejor está por venir.
    besos!!

  4. Alejandro Suarez dice:

    Creo que el fracaso y los tropezones son sino la antesala del éxito. La claves es aprender y perseverar.

    Animo.

    A.

  5. Magdalena Day dice:

    Muchas gracias por tu comentario Alejandro!!! Una sorpresa y un honor que pases por acá!! :D

  6. ciclotimica dice:

    “Echando a perder se aprende”.

    Me pasa todo el tiempo. Y como trabajo con amigos/conocidos, siempre estar atento de separar lo personal de lo laboral.

    Un éxito implícito: estás enfocada, decidida.

    Éxitos! :-)

    (PD: ¿no te mudabas a wordpress?)

  7. 1d345 dice:

    Muy buen post.

    Seguramente hasta en un tiempo ya ni le llames “fracaso” de todo lo que debés haber aprendido!

    Saludos

  8. Magdalena Day dice:

    You are right ciclotimica :)
    Gracias 1d345! Me gustó mucho tu blog
    Saludos a los dos

  9. 1d345 dice:

    Gracias!
    Estoy siguiendo el tuyo gracias a lo que escribiste en el de Santiago. Y ahora ya afiné el ojo y ahí justo recién te he visto “discutiendo” en Denker.