Magdalena Day

30


Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0

La semana pasada llegué a Buenos Aires a instalarme después de haber vivido acá como estudiante, hace 5 años. Esta vez vengo para trabajar con Welcu abriendo las oficinas de Argentina con un gran desafío por delante.

Qué distinto BA de esa época, ahora me siento en casa (aunque honestamente me pierdo un poco sin guía T), y siempre supe que le iba a hacer la revancha a esta ciudad.  Nada más quería hacerlo con algo que valiera la pena.

El lunes llegué a conocer las oficinas que habíamos visto por fotos, y que finalmente estamos compartiendo con Vurbia Technologies que con la mejor onda nos abrieron sus puertas. Desde ahí fue recibir a Nico Orellana, CEO de Welcu y Bernardita, nuestra Jefa de Reclutamiento con quienes estuvimos entrevistando a unas 70 personas en días (o más); al mismo tiempo que teníamos reuniones y seguíamos vendiendo 😉

Esta semana fue tan intensa que no tuve un segundo para leer, pensar, reflexionar, escribir. No creo que los tenga en los próximos meses pero hoy quería sentarme a compartir un poco sobre esta felicidad manifestación del caos. 

Hoy estoy en BA 100%, y si bien los seres humanos tenemos un sentido de pertenencia grande, ligado por supuesto a lo geográfico, al aquí y ahora en función del dónde; cuando tenés algún objetivo/propósito son más fuertes las ganas de seguir ese impulso que el estar en Mendoza, Buenos Aires o en donde sea.

Esa dicotomía me jodía bastante hace un año, y mis planes hace 3 meses eran otros. Sin embargo, no estaría acá sino fuera porque me siento parte de un proyecto que me encanta, me divierte y va a ayudarme a crecer y sacar lo mejor de mí. Emprender, ser parte de un startup, vender, pertenecer a un equipo de gente increíble, y sentir no un “tengo que hacer esto” sino “Esto ES lo que hago!”.

Es un ritmo vertiginoso, demandante, mucha presión, no siempre escuchás cosas lindas, ni depende sólo de vos. Pero qué bien la estoy pasando! Dejé de frikearme con el “cumplo treinta años!” cuando se empezó a dar.

Los 30 me llegaron en el lugar en que quiero estar haciendo lo que quiero hacer.

Foto vía Perfesser

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0
¿Que te pareció el artículo?